De sardina en sardina

SYA_Sardinas

Terminado el Carnaval, a partir del Miércoles de Ceniza comienza en toda España un rosario de desfiles fúnebres que tienen en común una protagonista indudable: la sardina. El Entierro de la Sardina señala, explosionando en rituales de inversión y crítica a lo establecido, el triunfo de Doña Cuaresma sobre Don Carnal, iniciando un periodo de cuarenta días para purgar pecados hasta el Domingo de Ramos.

¿Un alimento protagonista de una fiesta? ¡Allá vamos! Existen dos versiones sobre el origen de esta costumbre, y en ambas aparecen animales comestibles. Una relata que antiguamente los campesinos enterraban un cochino abierto en canal, llamado «cerdina». Cuando la afición se extendió a otros lugares, especialmente costeros, la palabra se fue corrompiendo ante la mayor disponibilidad de peces, y se acabaron enterrando sardinas. Otra versión asegura que durante un carnaval dieciochesco, unos nobles madrileños compraron unas sardinas que, por efecto del inusual calor, llegaron podridas. Los nobles se lo tomaron con humor y decidieron ir en comitiva hasta la Casa de Campo para enterrarlas (Barreto Vargas, pp. 254-262).

La sardina es uno de los pescados azules más familiares, aunque la información que podamos sacar de ella en un entierro no sea del todo correcta. En lugar de un descomunal y solitario cuerpazo de varios metros de longitud y labios despampanantes, la Sardina pilchardus, prima de los arenques y las anchoas, apenas alcanza los 25 centímetros, vive en bancos numerosísimos y por su boquita filtra el plancton del que se alimenta. Ni siquiera son animales de un solo carnaval, pues pueden llegar a vivir ocho años si no acaban en nuestro plato.

¿Qué nos aportan nutricionalmente las sardinas?

> Ácidos grasos. Suponen una fuente de energía que ayudará a regular la temperatura corporal, a envolver y proteger órganos vitales como el corazón y los riñones, y a transportar las vitaminas liposolubles (A, D, E, K), facilitando así su absorción. La grasa resulta imprescindible para la formación de determinadas hormonas y suministra ácidos grasos esenciales que el organismo no puede sintetizar y que ha de obtener necesariamente de la alimentación diaria.

> Agua. La sardina contiene un 74,65% de agua, y por lo tanto favorece la hidratación de nuestro organismo, al que debemos abastecer, incluyendo el consumo a través de los alimentos, con una cantidad de agua que oscila entre los 2,7 y los 3,7 litros, dependiendo de cada constitución, de la actividad física desarrollada, o de estados como el embarazo, la lactancia, enfermedad o exposición a fuentes de calor, circunstancias estas últimas donde las necesidades de consumo aumentan.

> Fósforo. Contribuye a la mejora de determinadas funciones de nuestro organismo como la formación y desarrollo de huesos y dientes, la secreción de leche materna, la división y metabolismo celular o la formación de tejidos musculares. La presencia de fósforo (en forma de fosfolípidos) en las membranas celulares del cerebro es fundamental, favoreciendo la comunicación entre sus células, mejorando de esta manera el rendimiento intelectual y la memoria.

> Selenio. Refuerza la protección contra enfermedades cardiovasculares a la vez que estimula el sistema inmunológico. El carácter antioxidante del selenio retarda el proceso de envejecimiento celular, a la vez que le confieren propiedades preventivas contra el cáncer. La acción de este nutriente guarda relación con la actividad de la vitamina E.

>Sodio. En este caso tiene propiedades negativas, pues está íntimamente relacionado con la presión sanguínea, por lo que un consumo abusivo puede ocasionar problemas cardiovasculares, hipertensión, retención de líquidos, inflamaciones y formación de cálculos. Sin embargo también es necesario el sodio para el buen funcionamiento del sistema nervioso.

> Vitamina B2 (riboflavina). Favorece la actividad oxigenadora intercelular, mejorando el estado de las células del sistema nervioso y colaborando en la regeneración de tejidos como piel, cabello, uñas y mucosas, y de forma especial en la integridad de la córnea, contribuyendo de esta manera a mejorar la salud visual. Esta vitamina interviene además en la transformación de los alimentos en energía, y complementa a la vitamina E en su actividad antioxidante, y a las vitaminas B3 y B6 en la producción de glóbulos rojos, ayudando a mantener el sistema inmune en buen estado.

> Vitamina B3 (niacina). Interviene en el proceso de transformación de energía a partir de hidratos de carbono, proteínas y grasas, y contribuye a relajar los vasos sanguíneos dotándoles de elasticidad, a estabilizar los niveles de glucosa y ácidos grasos en la sangre, y a reducir el colesterol secretado por el hígado. Junto con otras vitaminas del complejo B, la niacina ayuda a mantener sanas la piel y las mucosas digestivas, además de colaborar en el buen estado del sistema nervioso.

>Vitamina B6 (piridoxina). Favorece la formación de glóbulos rojos, células sanguíneas y hormonas, interviene en la síntesis de carbohidratos, proteínas y grasas, y colabora en el mantenimiento de los sistemas nervioso e inmune en perfecto estado, participando indirectamente en la producción de anticuerpos. Reduce los niveles de estrógeno, aliviando así los síntomas previos a la menstruación además de estabilizar los niveles de azúcar en sangre durante el embarazo. También evita la formación de piedras o cálculos de oxalato de calcio en el riñón.

> Vitamina B12 (cobalamina). Beneficiosa para las funciones del sistema nervioso, corazón y cerebro. Se necesita para la conversión de ácidos grasos en energía, y ayuda a mantener la reserva energética de los músculos. Favorece el buen funcionamiento del sistema inmunitario. La presencia de esta vitamina en nuestro organismo está íntimamente relacionada a la de la vitamina B9, siendo necesaria para el metabolismo del ácido fólico. Al igual que éste, la cobalamina interviene en la formación de glóbulos rojos y la síntesis de ADN, ARN y proteínas. Por ello, ayuda a prevenir enfermedades como el Alzheimer o las demencias seniles. Y es asimismo recomendable a embarazadas.

> Vitamina D. Estimula la absorción de calcio y fósforo por el organismo contribuyendo al adecuado desarrollo de huesos y dientes, a la vez que favorece el crecimiento celular y fortalece al sistema inmune ayudando a prevenir infecciones. Al depender los niveles de calcio de la concentración de vitamina D, ésta juega además un importante papel en transmisión del impulso nervioso y la contracción muscular.

> Vitamina E. Confiere a la sardina propiedades antioxidantes que ayudan a mantener la integridad de la membrana celular, protegiendo las células y aumentando la respuesta defensiva de éstas ante la presencia de sustancias tóxicas derivadas del metabolismo del organismo o del ingreso de compuestos por vías respiratorias o bucales. También beneficia al sistema nervioso con el mantenimiento de la mebrana neuronal, y al sistema cardiovascular evitando la destrucción de glóbulos rojos y la formación de trombos. Asimismo, esta vitamina protege al organismo frente a la destrucción de ácidos grasos, vitamina A, vitamina C y selenio, y frente al envejecimiento causado por la degeneración de tejidos que trae consecuencias como la falta de memoria, siendo importante en la formación y renovación de fibras elásticas y colágenas del tejido conjuntivo.

> Yodo. Favorece el funcionamiento de los tejidos nerviosos y musculares, así como el sistema circulatorio. Además, el yodo, colabora en el metabolismo de otros nutrientes, y juega un papel esencial en el adecuado desarrollo de la glándula tiroidea.

¿Quién se resiste a esta sana y sabrosa combinación? Por ello, para poder comerlas en casa sin que el olor sea un inconveniente, aquí os dejo unas recetas al horno: ricas y sanas, y sin tener que ventilar la casa entera 😉

 

RECETAS DE SARDINAS

* Sardinas al horno con verduras:

INGREDIENTES:

– Sardinas frescas limpias y abiertas por la mitad.

– Las verduras que se te antojen limpias y cortadas al gusto, por ejemplo, cebolla, calabaza, tomate, pimiento rojo, espárragos, berenjena y calabacín.

– Pimienta negra recién molida.

– Un chorrito de vino.

– Agua o caldo de verduras casero (no llega a un vaso).

– Aceite de oliva virgen extra.

– Un diente de ajo pequeño.

– Perejil fresco picado.

– El zumo de un limón.

– También, si quieres, puedes añadirle comino.

-Sal al gusto, aunque más bien poca.

ELABORACIÓN:

– Precalentamos el horno a 250º.

– Colocamos las verduras en la bandeja del horno, rociamos con la mezcla de vino blanco (un detallín), el caldo y el aceite de oliva. Molemos pimienta sobre ellas.

– Horneamos durante unos 40 minutos a 200º.

– Mientras, en un mortero, machacamos el diente de ajo, el perejil y el zumo de limón.

– Limpiamos las sardinas y rellenamos con la mezcla del mortero. Dejamos macerar mientras se hacen las verduras.

– Cuando terminan las verduras, las reservamos, guardando el jugo que ha sobrado.

– Horneamos las sardinas durante 10 minutos a 200º. Con tiempo y ganas, lo perfecto es hacerlas 5 minutos, darles una vuelta y otros 5 minutos, para que cojan color retostadito por ambos lados. Los ojos son los que primero comen 🙂

– Ponemos todo junto y regamos con el caldito. Delicioso.

 

Y, ésta, algo más sencilla de elaborar, y también exquisita:

*Sardinas al horno adobadas:

INGREDIENTES

Sardinas

Ajos

Perejil

Zumo de limón

Aceite y sal

PREPARACIÓN

Limpiar las sardinas y descamarlas si es necesario, colocarlas extendidas en una fuente o bandeja para el horno que sea de barro o tipo pirex y salarlas.

En el mortero se machacan bien los dientes de ajo y el perejil, se le agrega al majado el zumo de limón y un poquito de agua, se mezcla todo bien y con una cuchara se le va poniendo por encima de las sardinas para que todas recibas el adobo. Una vez se ha terminado se les echa también por encima un buen chorreón de aceite, dejarlas macerar de media a una hora. Pasado el tiempo hornearlas arriba y abajo a 200º cuarenta minutos.

Si no se tienen de esos recipientes colocarlas donde puedan tomar el adobo y luego se pasan a una bandeja para el horno agregándoles todo el adobo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s